10 consejos para ser gestor de redes sociales

gestor redes sociales trabajando en su escritorio

Así que quieres ser gestor de redes sociales.

Llevas en Twitter desde que aprendiste a escribir con el teclado, te hiciste perfil en Snapchat antes de que fuera genial y sabes qué es Houseparty.

Te vas dando cuenta de que tu trabajo actual no es del todo como lo soñaste y te preguntas: “¿Por qué no me dedico a las redes sociales de forma profesional?”

No es mala idea. Las redes sociales son divertidas por naturaleza (o al menos se supone que lo son). Pero ¿cómo se pasa de ser un aficionado entusiasta a ser gestor de redes sociales en una empresa?

Cómo convertirte en gestor de redes sociales

Pedí consejos a algunos de mis compañeros de la oficina de Capterra Estados Unidos y entrevisté a profesionales americanos de redes sociales de numerosos sectores. 

¿Por qué hacer un artículo utilizando ejemplos del país norteamericano? Porque es una sociedad que ha integrado profundamente la tecnología y redes sociales a su forma de vida y por lo tanto presenta una variedad de historias y contextos con los cuales es fácil identificarse y motivarse.

Las respuestas que me dieron los entrevistados fueron abrumadoras y he resumido los comentarios en los 10 consejos que verás a continuación

¿Quieres participar? ¡Tendrás ocasión al final de este artículo!

1. Estudiar comunicación o marketing

Mi compañera, Rebecca, estudió marketing y diseño gráfico en la American University. Hizo un poco de todo en marketing antes de asumir su papel como gestora de redes sociales en Capterra.

“El marketing es el motor principal”, me contó. “Las redes sociales son solo una forma de marketing (…)Tener conocimientos básicos de las redes sociales y cómo manejar una cuenta” es todo lo que realmente necesitas demostrar.

Alice Fuller, una antigua productora de televisión convertida en estratega de redes sociales en Raleigh-Durham, se hace eco de ese sentimiento.

Si realmente deseas ser un buen gestor de redes sociales, aprende primero los fundamentos del marketing y de la escritura. Aprende todo lo que puedas…. luego pon en práctica lo que vas aprendiendo por tu cuenta, después trabaja para otros de forma gratuita o con baja remuneración para poder acceder a una experiencia auténtica a tu alcance”.

Amy Newton, quién fue gestora senior de redes sociales de la firma de marketing Ignite Visibility en San Diego, subraya la importancia de las disciplinas asociadas al marketing.

“Desde mi experiencia, a los empleadores les gusta contratar a candidatos polifacéticos para las redes sociales, por lo que también es importante destacar por tus habilidades de escritura y diseño. Al mismo tiempo, es esencial conseguir un título que se centre en la escritura o la comunicación. Esos conocimientos son cruciales en este sector”.

2. Ganar experiencia en trabajos y proyectos

Sin embargo, no hay un título específico que abra todas las puertas. Mi colega Chris siguió una ruta menos tradicional para hacer méritos en las redes sociales.

Mientras trabajaba como electricista y dirigía un almacén, adquirió la mayor parte de su experiencia en gestión de redes sociales a través de una empresa de catering y eventos (especializada en tacos coreano-mexicanos) que administra por su cuenta.

“Yo lo hice al revés”, dice. “Construí todo desde cero: marca, marketing, escritura persuasiva… el mío es un currículum vivo”.

Cuando Chris salió en busca de un trabajo relacionado con las redes sociales, ya contaba con un buen portfolio conformado por cuentas en Facebook, Instagram y Twitter con las que podía mostrar a los responsables de contratación que sabía cómo llevar a cabo una campaña.

Community Manager SijanTacos
Sijang Eats en Instagram

“Trabaja tus redes sociales mientras estás en la escuela… No tienes que seguir la ruta tradicional de las prácticas, puedes crear todo esto desde tu habitación”, explicó Chris. “(Los que te contratan) solo quieren saber si puedes llevar y conseguir que una cuenta crezca”.

Los gestores de redes sociales de los que he oído hablar tenían experiencia en todo, desde ciencias políticas hasta diseño de moda, psicología y ventas farmacéuticas. La gestión de redes sociales se parece más a la música que a la odontología: está bien que la aprendas por ti mismo.

De hecho, Ryan K. Hertel, director creativo de Socialocca, dejó la universidad cuando reconoció la falta de oportunidades académicas para estudiar marketing digital y redes sociales.

“Abandonar la facultad y labrarme mi propio camino terminó siendo la mejor decisión que he tomado. Aprendí mucho saliendo y metiéndome en proyectos de gestión de la vida real. De hecho, probablemente crecí y aprendí más rápido lanzándome a la piscina en vez de tratar de introducirme en las redes sociales con ayuda de algún libro de texto obsoleto de cualquier manera”.

3. Practicar siempre que sea posible 

No importa en qué estés ahora, probablemente haya una oportunidad para empezar a crear tu perfil en redes sociales. Por ejemplo, cuando cubría los deportes del instituto para The Baltimore Sun, tuiteaba muchísimo desde cada evento.

Fue una experiencia de puro aprendizaje, pero con el paso de los años, se convirtió en algo más valioso que cualquier curso de redes sociales al que hubiera podido asistir.

Antes de empezar en Capterra, dirigía un negocio de paseo de perros mientras trabajaba como escritor independiente. Al convertir ese negocio en una cuenta de Instagram de éxito, me aseguré de contar con algo valioso para poner en mi currículum de esa época.

Administrador de redes sociales bmoredogadventures
BMoreDogAdventures en Instagram

Llevar grupos de perros a dar largas caminatas no me ayudó directamente a conseguir este trabajo (aunque hizo maravillas con mi condición física), pero demostrar mi capacidad de llevar a cabo una exitosa campaña de Instagram no me vino nada mal.

Abhishek Joshi, director de marketing digital en Luxottica Eyewear da otro ejemplo de que cualquier actividad es positiva: “Puede tratarse de una conversación en Twitter sobre películas de terror en la que demuestras cómo te desenvuelves con la comunicación digital.”

4. No olvidar que se está en el punto de mira

Incluso aunque solo lleves una cuenta personal, si demuestras que sabes del tema y eres constante en tus publicaciones, te puede servir para poner un pie dentro de la puerta de la agencia o empresa a la que quieres entrar. Ten en cuenta que esto también repercute a la inversa. Si en las redes sociales muestras opiniones imparciales o infundadas, podrían ser usadas en tu contra y lo más probable es que así sea.

“Es esencial contar con un nivel muy alto de inteligencia emocional”, comenta Anne Rose, quién fue gestora de redes sociales de Catalogs.com. “Hay que abordar todo teniendo presente qué efecto tendrá en la gente, qué les hará sentir y cómo hará que actúen…. También hay que entender y tener en cuenta la política de la organización, sus relaciones públicas internas frente a las externas, sistema de mensajería y el servicio de atención al cliente”.

Recuerda: internet es para siempre. Nunca está mal hacer una auditoría personal de las cuentas públicas de redes sociales y eliminar publicaciones embarazosas. Si metes la pata, respira hondo. Hasta los profesionales cometen errores.

“Piensa antes de publicar”, enfatiza Ashleigh Ostermann, gestor de redes sociales de Schoolhaus, una agencia de marketing con sede en Orlando. “Es tremendo. Hemos visto verdaderos incidentes de marcas reconocidas que publican algo que no es pertinente para la marca o que utilizan una etiqueta que es tendencia antes de saber de qué se está hablando, a pesar de tener un equipo dedicado a las redes sociales”.

5. Saber adaptarse a los cambios y tendencias

Hace diez años, MySpace era importante. En los últimos años ha surgido Snapchat. Los canales de redes sociales van y vienen, así que es importante mantenerse informado y flexible. Esto no solo se aplica a los canales, sino también a las ramas del marketing.

Por ejemplo, Lauren Mallett empezó con el diseño textil, se pasó al diseño de moda, luego se dedicó al estilismo, los muestrarios, el diseño gráfico y al marketing antes de llegar a ser directora de redes sociales en la agencia de marketing británica FireCask. 

“Se aprende mucho en la parte inferior de la cadena alimenticia y si no se está seguro de lo que se quiere hacer, se consigue una experiencia que no tiene precio”, afirmó Mallett, que incluso llegó a aceptar una reducción de sueldo en su trayectoria.

Cuando trabajas en diferentes ramas del marketing, te diriges de forma natural a la que más te atrae. Es probable (…) que le dediques la mayor parte del tiempo a esa rama y será la que te estrese más, pero al mismo tiempo es la que te dará las mayores alegrías (…) tienes que ser analítico, pero también, creativo. Tienes que saber planear con antelación, pero también, improvisar. Parece que los mejores gestores de redes sociales son buenos en ser muchas cosas diferentes a la vez”.

6. Trabajar y aprender por cuenta propia

Los gestores de redes sociales colaboran directamente con el equipo de Marketing, blogueros, representantes de ventas y otros profesionales. Su trabajo es, por definición, social. Pero hay una diferencia entre la comunicación en directo y la comunicación digital; y algo irónico que ocurre es que la vida de un gestor de redes sociales puede ser solitaria a veces.

Moises Cardenas, quién hasta hace muy poco fue líder de marketing digital de la empresa de protección cibernética Dexter Edward, afirma que los gestores de redes sociales deben sentirse cómodos trabajando como un “equipo de uno”.

Su consejo para sobrevivir en este puesto: usar software de marketing para redes sociales y leer todo lo que esté relacionado con el marketing, desde SEO hasta diseño gráfico, diseño de sitios web y campañas de backlink, Google Ads, WordPress y Facebook Ads.

Jenn Scott, gestor de marketing digital de la escuela universitaria del condado de Allegheny en Pensilvania, aconseja “leer blogs del sector, hacer networking en línea con otros gestores y asistir a conferencias de redes sociales”. También recomienda la serie SproutSocial de seminarios web gratuitos de redes sociales.

7. Crear un portfolio en línea

Kyra Mancine, especialista en redes sociales para la empresa manufacturera Oldcastle, cuenta que diseñó un blog de muestra específicamente para Oldcastle antes de que la contrataran. También mostró a la empresa su portfolio en línea de sitios web y de canales de redes sociales para que supieran lo que ella era capaz de hacer.

Incluso enseñó su blog personal durante el transcurso de la entrevista. “Creo que es importante describir tu interés, entusiasmo y experiencia con los sitios web, incluso si no han sido trabajos remunerados”, afirmó.

Drew Henry, consiguió su puesto como gestor de redes sociales del museo The DoSeum, San Antonio’s Museum For Kids, no por su experiencia en la gestión de relaciones públicas y redes sociales para varios restaurantes, sino por Design Dudes, un blog sobre estilo de vida que lanzó con amigos.

Community Manager Design Dudes
Design Dudes en Facebook

“Al final, fue mi blog lo que hizo que fuera reconocido y gracias a él, conseguí un puesto de gestor de redes sociales a tiempo completo”, sostiene Henry, que también recomienda que se muestren los datos analíticos del blog y de las cuentas personales.

“En resumen: si no tienes trabajo que mostrar y no estás a la vanguardia de las redes sociales, no te van a contratar… Puedes pensar que un blog personal debería mantenerse fuera del currículum, pero en estos casos, sí que lo enriquece”.

8. Construir la marca personal a través de las redes sociales

Los mejores gestores de redes sociales desdibujan la línea entre su trabajo y su vida personal. Esto no quiere decir que tengas que hablar sobre política desde tu cuenta de trabajo o dar el sermón a tus amigos y familiares con argumentos de marketing, sino que las redes sociales deben formar parte de todo lo que haces.

Las redes sociales “deberían ser tu pasión o tu pasatiempo si quieres dedicarte a ellas de forma profesional”, afirma Beth Cooper, directora de marketing y redes sociales de KNB Communications. “Es la única forma de conocer las plataformas en profundidad.”

Cooper refuerza su marca personal usando @crissibeth en todos los canales, donde también publica sus fotografías personales.

Gestor de redes sociales crissibeth
La página de Cooper en Instagram

Cuando contrata, Cooper tiene mucho más en cuenta la experiencia personal y la pasión por las redes sociales que la educación reglada.

“Este ámbito cambia muy rápido. Si te graduaste hace unos años, la información que aprendiste ya está desfasada”, dice Cooper, añadió que sus gestores de redes sociales suelen empezar como creadores de contenido o gestionando cuentas.

9. Demostrar buenas habilidades en la gestión del tiempo

Las redes sociales, por su naturaleza, están destinadas a distraer y llamar la atención. Hay un peligro inherente de que cualquier gestor se sienta hipnotizado por los canales a los que está haciendo seguimiento.

“La multitarea es fundamental”, dice Rose. “Si no puedes trabajar con 10 pestañas abiertas en tres ventanas diferentes, con varios monitores, este trabajo no es para ti”.

Esto puede resultar un poco exagerado para algunos, pero Scott tiene un consejo para gestionar el tiempo.

“Hay tantas cosas a las que hay que estar atento en un momento dado que es fácil quedarse atascado en lo superfluo si no se decide con antelación cuánto tiempo se va a dedicar al día a la tarea X o al proyecto Y (..) Responder rápidamente a un mensaje de Twitter o dedicar cinco minutos un sábado a revisar las menciones es una cosa, pero hay que marcarse  un límite y respetarlo, y es mantener el trabajo en horas de trabajo, al menos que sea absolutamente necesario en el tiempo personal”.

10. Utilizar el análisis de datos y el SEO

Hay una parte analítica en las redes sociales que está bien diferenciada de los aspectos creativos y de implicación con la comunidad. Para tener éxito, debes estar en sintonía con esta parte analítica y ser capaz de aprovecharla para llegar a una audiencia más amplia.

“Algunas personas muestran aptitud para la parte analítica y otras muestran preferencia por el lado creativo”, dice Cooper. “Sin embargo, se tienda a la parte que se tienda, se debe tener un conocimiento práctico de ambas. Las dos están muy entrelazadas”.

Shelby Rogers, estratega de marketing de contenidos para la empresa de desarrollo web Solodev, sugiere los siguiente puntos como prioritarios para un gestor de redes sociales:

  • Saber contar una buena historia y redactar buenos contenidos
  • Ser capaz de entender los análisis y aplicar los cambios necesarios.
  • Ser implicado con la comunidad

Continuó diciendo:

“Tienes que ofrecer a tus lectores un buen contenido o nunca volverán (…) Los análisis dan una idea de qué contenido es el que más invita a participar (…) Por último, el compromiso es el objetivo de cualquiera que se dedique al marketing en redes sociales (…) Conseguir que la gente interactúe y se implique con una empresa (es decir, que la gente comparta, retuitee, tuitee a la marca) aumenta su exposición y ayuda a fomentar una relación sana con el público”.

¿Y todo esto de qué va?

Respira hondo. Sé que es mucha información que procesar, pero si sigues estos 10 consejos de los profesionales, estarás mejor posicionado para conseguir un trabajo como gestor de redes sociales.

Ashleigh Ostermann tiene un aporte clave a esto:

“En esencia, la gestión de redes sociales se trata de relaciones personales. Estás humanizando la marca para relacionarte con tus clientes. Tienes que pararte a pensar como ellos”.

¿Eres gestor de redes sociales? Comparte tu historia

¿Cómo conseguiste tu trabajo como gestor de redes sociales? ¿Qué consejo le darías a alguien que quiere entrar en este ámbito? También puedes contarnos en la sección de comentarios tu experiencia de cómo ser community manager, un puesto muy relacionado. 

¿Estás buscando herramientas de redes sociales? No dejes de consultar la lista de Capterra con las mejores soluciones para gestión de redes sociales.